Lo raro de “El extraño gatito”

El extraño gatito

Suelo ser malo para los nombres. Aun así, la película no sugiere que ello deba ser relevante. Cada persona tiene su rol, su personalidad y un lugar más o menos definido. El pasar de todos ellos como anónimos refuerza ese sentimiento de pequeña soledad dentro de una casa.

Es un chiste bonito el hecho de que, cuando sangras del dedo, toman tu herida y la llevan hasta tu nariz para convertirte de herido a payaso. Esto sólo pasa con dos niños y no es algo que los adultos frecuenten entre sí. Es llamativo que nadie se preocupe por ver si la herida es profunda o por procurar algún tipo de alivio; aunque no sea para tanto, hay algo de indiferencia en ello.

¿Qué querrán decir los ladridos del perro al gato que ronronea? Parece que pudiera haber entre ellos una plática. Si el gato temiera a esos ladridos, huiría, pero parece disfrutarlos, o al menos no le incomodan. La niña pequeña dice incluso que el perro es el público del gato. Quizá entre esos dos animales hay más comunicación que entre los humanos. Paradójicamente, lo que se comunican son sonidos muy característicos de ambos. ¿Nos enseñan que lo que hay que hablar es sólo de lo propio, de aquello que es de nuestra naturaleza, y de nada más? Y es probable que no se entiendan, pero ninguno de los dos deja de prestar atención y de exhibir al otro esa parte tan suya, ese sonido tan característico de cada uno.

La abuela es vista como un objeto que duerme. No recuerdo haberla oído decir palabra alguna en la cinta. Quizá los escritos que se encontraban en una bolsa eran de ella, pero sólo eso. Su palabra es su silencio, un silencio mortuorio que hay que respetar, ya que no se le habla en la mesa y debe conservarse así, callada.

Su presencia siempre es inquietante

Las frases finales de la película son angustiantes. Si parpadeas es que aun puedes cerrar los ojos y sabrás que estás ahí de nuevo al volver a abrirlos. Sin embargo, parece que hay un humo en los pulmones, un humo que, cuando se acaba, termina el parpadeo. ¿Se refiere a la espera de alguien? Porque ella se queda sola en el departamento, ella, la madre. Ya no puede parpadear porque ya no hay humo en sus pulmones, ese humo que nos permite abrir y cerrar los ojos en un instante. Ahora llora, pero llora por tratar de no cerrar los ojos… no por otra cosa.

Me encantan las tomas que encuadran a los personajes, porque cada actor parece huir y dar protagonismo a esa parte muda del entorno, de los muebles, como unos espectadores que transmiten más que los diálogos o los movimientos de los miembros de la familia en esta cinta. Esos silencios son los que sólo las imágenes y los sonidos pueden dar vida, porque las palabras no podrían dar ese extraño ambiente de la presencia constante y atenta de un ambiente protagonista.

Ciertamente hay mucha indiferencia en cada diálogo, como si se tratara de un guión ensayado para pasar el rato y no morir de aburrimiento. Podemos pensar que en cada toma se confunden los objetos y las personas, pero esta confusión resulta incluso dulce, familiar, no parece una agresión contra nada ni nadie. La soledad parece deslizarse ligeramente de adentro hacia afuera, por eso las escenas tienen también como protagonistas a los objetos, a los muebles y animales-ornatos que parecen mostrar también su propia humanidad, su compañía silente (¡como esa curiosa botella que baila en la estufa!). Pareciera que la única que no encaja es la madre, la propietaria del departamento; ella trata de decirles algo con su presencia también pero no parece conseguirlo, al menos no obtiene la respuesta que quisiera, no se le ve satisfecha.

Terminé con algo de aburrimiento la película y me hubiera gustado que sólo fuese eso. Peor terminé también abatido. Me entretuve buscando razones y razones, sensaciones todo el tiempo, y al final vi que sólo había sido eso, un “divertimento”, un rato para tratar de hacer pasar “algo” y ya. Me fui vacío, el violoncelo no me dijo nada más que algo así como “desolación”. Y es que extrañamente la película no es triste, no tiene ese tema, mas eso deja tras de sí.

Des-encuentros

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s